Mamada minuciosa

Es increíble tener una visión tan perfecta de una pichurri cuando te come el rabo con tanta delicadeza y cariño, como no esto solo puede acabar con una gran corrida en la cara.